¿Me pueden despedir estando de baja?

¿Me pueden despedir estando de baja?

La Sentencia del Tribunal Constitucional ha caído como un jarro de agua fría a Sindicatos y a trabajadores sobre todo del sector privado. Pero, ¿qué es lo que ha producido este revuelo social?

Esta pregunta se puede contestar afirmativamente desde la Reforma Laboral del 2012. Claro que te pueden despedir estando de baja, reconociendo el despido como IMPROCEDENTE, es decir, la empresa reconoce que te está despidiendo sin una causa objetiva o disciplinaria, y paga un despido penalizado con la improcedencia. Otra cosa es que como trabajadores acudamos a los Tribunales para que nos reconozcan ese despido como nulo, para que la empresa nos readmita con los mismos derechos que teníamos antes del despido si ganamos judicialmente. Ósea que hasta este punto no hay ninguna novedad. 

La novedad de esta sentencia es que se ha declarado el despido PROCEDENTE y también es la primera vez que una cuestión así llega al TRIBUNAL CONSTITUCIONAL. La sentencia es una aviso a navegantes en toda regla, debido al absentismo laboral que hay y que va cada vez en aumento.

Pero, ¿por qué declara el despido como procedente? Pues lo declara debido a la reforma laboral y al artículo 52 que tantos quebraderos de cabeza nos trae. El artículo 52 (apartado d) del Estatuto de los Trabajadores, que permite el despido objetivo (con indemnización de 20 días por año trabajado) si el empleado falta a su puesto el 20% de los días hábiles en un periodo de dos meses consecutivos, siempre que el total de faltas en los doce meses anteriores alcance el 5% de las jornadas hábiles, o el 25% en cuatro meses discontinuos. Y eso, aunque esas bajas estén justificadas y sean intermitentes. Según el cómputo del Estatuto y tomando 21 días como jornadas hábiles en un mes, las bajas durante dos meses consecutivos deberían ser como máximo de 8,6 días hábiles de un total de 42. A estas ausencias habría que añadir otras 11 jornadas en el último año, es decir, a partir de 20 días de bajas intermitentes y justificadas durante 14 meses estaría justificado el despido.

Ojo al párrafo anterior pues el Estatuto de los Trabajadores contempla situaciones en las que aun estando de baja no se puede despedir de forma objetiva  como por ejemplo enfermedades graves o de larga duración (accidente de trabajo, maternidad, riesgo durante el embarazo, enfermedad o accidente no laboral que conlleve más de 20 días de baja…)

Como siempre, en nuestro despacho os resolveremos cualquier cuestión sobre este tema.

La Sentencia del Tribunal Constitucional ha caído como un jarro de agua fría a Sindicatos y a trabajadores sobre todo del sector privado. Pero, ¿qué es lo que ha producido este revuelo social? Esta pregunta se puede contestar afirmativamente desde la Reforma Laboral del 2012. Claro que te pueden despedir estando de baja, reconociendo el despido como IMPROCEDENTE, es decir, la empresa reconoce que te está despidiendo sin una causa objetiva o disciplinaria, y paga un despido penalizado con la improcedencia. Otra cosa es que como trabajadores acudamos a los Tribunales para que nos reconozcan ese despido como nulo, para que la empresa nos readmita con los mismos derechos que teníamos antes del despido si ganamos judicialmente. Ósea que hasta este punto no hay ninguna novedad. La novedad de esta sentencia es que se ha declarado el despido PROCEDENTE y también es la primera vez que una cuestión así llega al TRIBUNAL CONSTITUCIONAL. La sentencia es una aviso a navegantes en toda regla, debido al absentismo laboral que hay y que va cada vez en aumento. Pero, ¿por qué declara el despido como procedente? Pues lo declara debido a la reforma laboral y al artículo 52 que tantos quebraderos de cabeza nos trae. El artículo 52 (apartado d) del Estatuto de los Trabajadores, que permite el despido objetivo (con indemnización de 20 días por año trabajado) si el empleado falta a su puesto el 20% de los días hábiles en un periodo de dos meses consecutivos, siempre que el total de faltas en los doce meses anteriores alcance el 5% de las jornadas hábiles, o el 25% en cuatro meses discontinuos. Y eso, aunque esas bajas estén justificadas y sean intermitentes. Según el cómputo del Estatuto y tomando 21 días como jornadas hábiles en un mes, las bajas durante dos meses consecutivos deberían ser como máximo de 8,6 días hábiles de un total de 42. A estas ausencias habría que añadir otras 11 jornadas en el último año, es decir, a partir de 20 días de bajas intermitentes y justificadas durante 14 meses estaría justificado el despido. Ojo al párrafo anterior pues el Estatuto de los Trabajadores contempla situaciones en las que aun estando de baja no se puede despedir de forma objetiva como por ejemplo enfermedades graves o de larga duración (accidente de trabajo, maternidad, riesgo durante el embarazo, enfermedad o accidente no laboral que conlleve más de 20 días de baja...) Como siempre, en nuestro despacho os resolveremos cualquier cuestión sobre este tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.